domingo, 20 de mayo de 2012

¡¡¡QUÉ VIVAN LOS NOVIOS!!!

Sí, se me olvidó. Ya era tarde cuando caí en la cuenta. No tengo perdón. Olvidé escribir en vuestro original y particular blog de los recuerdos mi pequeño homenaje hacia vosotros, mi pequeño brindis, una dedicatoria llena de alabanzas enalteciendo y agradeciendo vuestra deferencia para conmigo por poder compartir con vosotros este día tan especial. Pero me despisté. Dejé de tener en la memoria lo que se tenía o debía tener: un rendido y afectuoso obsequio que quedara impreso en una de esas páginas de ese "book de la dulce parole."
Así que ni corta, ni perezosa pensé: "Para remediar esta descortesía, producto de mi precoz amnesia, recurriré a mi espacio de sosiego en la palabra: el blog. Dónde espero poder expresar, -por la condonación de mi deuda-, con mayor calma un mea culpa por este extravío neuronal."
En la vida tenemos mil cosas que son importantes, que son hermosas, que nos llenan de alegría, que nos hacen mejores, que nos hacen libres, que nos ayudan a aprender, que ennoblecen y alegran el alma alentándonos el corazón, la mente, la vida. Pero hay una sutil y suprema que nos llega con calma, que elegimos cuando nos llena, cuando nos satisface, cuando nos indica lealtad, sentimiento y bondad, cuando es sublime y emociona: la AMISTAD.
Jose y Elena. Amigos que yo quiero. Escuchen y lean esta dedicatoria que lleva impresa un abrazo, un beso, un sincero: "qué os vaya bonito!!!" Este brindis ha sido escrito con el alma, pensando en vuestra amistad.
A veces, cuando la existencia se hace dura con amigos es una verbena y con ustedes lo es, lo ha sido. Compartiendo anécdotas, comunes y propias, sobre la niñez, ¿verdad Elena? Lamiendo pilas, comiendo hormigas. O sobre impulsos irrefrenables nada decorosos, pero llenos de chispa y humor, ya sabes Jose. Todos y cada uno de ellos forman parte del universo de la amistad, de nuestra amistad porque han sido compartidos con sinceridad, sin complejos de forma natural. 
Ayer os emocionasteis, os emocionaron, nos emocionasteis. Ayer, hoy y mañana fuisteis felices, soy felices, seréis felices. Tuvisteis la generosidad de hacerme testigo de ello. Gracias. Gracias por emocionarme, por haberme hecho feliz, por haber tenido ese nudo el estómago del que se siente querido.
Creo que a estas alturas de la película puedo decir y presumir de ello: tengo dos buenos amigos. Elena y Jose. Jose y Elena. 
¡¡¡QUÉ VIVAN LOS NOVIOS!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...