martes, 5 de septiembre de 2017

ADEI MOI



¿Cuáles son esos hombres, cuál debe ser su coraje y su pasado para venir aquí a enterrarse vivos? Me siento obligado a pensar que se trata de titanes o paladines...
Leskov, N. (1874)

Soy consciente de la diversidad emocional y hasta soy consciente de la generalizada insensibilidad que hoy por hoy se corona como la gran losa de este mundo individualista y polarizado. Ponerte en el lugar del otro no es cualquier cosa y dejar que te penetre, sólo unos centímetros, sería un riesgo, una fatalidad, una estupidez; sería como abrir las puertas a un virus agresivo y dificil de combatir. Casi mejor recurrir a la vacuna de la troika emocional del negro corazón donde se ahoga la piedad: NO AYUDA, NO EMOCIÓN, NO SABER. Esa es la garantía de una vida cómoda y feliz: no degarse golpear por las inmensidades de la turbación y las irreverencias de un ser condenado a no dejarse ver.
Este es el problema. Esta es la infame verdad.
Quizás se llamaba: FATOU o AMINATA, o AISSATOU o AWA, FATOUMATA, KHADY, MAIMOUNA o quizás ADAMA. Podía llamarse de cualquier manera, ¿a quién le importa? ¿ Alguien se lo preguntará? ¿Alguien la nombrará con amor, con alegría e incluso con desdén? Dicen que si algo no se nombra no existe, ¿acaso existe ella? ¿ Acaso existen ellas? No importa mucho hablar de singular o plural, no importa nada. Lo que importa es mantener una realidad de verdor perpetuo que de gris sombrío, espectral, casi carcelario. Perpetuar un mundo feliz y distópico al estilo Huxley.
Ante nosotros, sentada en la arena de la playa, apereció la sirena africana. Exhausta por la calima, el sudor llenaba su piel de ébano agrietada por el justiciero sol, aquella mujer sin nombre de cara afilada, de pequeños y tiernos labios, y pelo enroscado en un turbante africano repetía, uniendo los dedos de su mano izquierda llevándosela a la altura de la boca realizando un escueto gesto con el que nos quería transmitir su estado famélico, con un debilitado y susurrante acento francés: " Adei moi, adei moi, adei moi..."
Los ojos verdes de aquella mujer invisible se vidriaron mientras los miraba. Pensé que su mirada era la mirada de miles de mujeres que quedan clavadas en un destino sin retorno, en un esfuerzo frustrado, en una condenada probreza a la inexistencia. Asi, ad infinitum ¿Justo? ¿Razonable? Nosotros tenemos el cuchillo y ellas reciben el corte. Es esa la razón que todo lo entiende que todo lo vale que todo lo destruye..
Cuatro miserables euros rompieron el eco del dolor. Cuatro asquerosos euros que demuestran la razón del más fuerte. Cuatro insignificantes euros para superar el sofocante día recorriendo, de punta a punta la playa, quien sabe cuantas veces, cargada de baratijas y tristes pensamientos. Porque si, son tristes. Si, son lamentablemente ásperos, silenciosos y vacios.
¿Acaso no somos todos de carne y sangre bajo la piel?  Titanes, paladines, sirenas. Hombres y mujeres.

ADEI MOI el canto de la sirena de ébano   que no devora ni seduce pero si rompe, como una piedra en un cristal, de forma seca y afilada, el cómodo confort.

Image and video hosting by TinyPic

LA INVENCIÓN DEL AMOR


Conozco un jardín donde el silencio es amor.
Conozco una vida donde los besos son combustible.
Conozco unos ojos que brillan como incandescentes luceros.
Conozco un río, un mar, una catarata que desemboca en un reposado océano.
Conozco las estaciones porque te conozco a ti: dulce brisa de primavera, ardor de canícula de verano, ternura del otoño y vehemencia de la lluvia de invierno.
Conozco el SER porque he reconocido mi soledad, mi nudo gordiano, revelando así todas sus inagotables implicaciones.
Conozco mis miserias, mis debilidades, mis bondades y mis fortalezas porque has destruido aquellos demonios azules demasiado pesados para transportarlos a los largo de todos mis días y todas mis noches.
Conozco el amor inmortal, al igual que Aquiles lo fue por sus grandes hazañas.
Conozco la sonrisa en esta alegra triste vanidad del ser vivo.
Conozco el dolor que escarba como el gusano lo hace en el hueso pero también, reconozco la salvación de sentirse atraída hacia un lugar donde regresar por ti.
Conozco mis recuerdos, cuando la juventud era insolentemente feliz, para ti.
Conozco el renovarse o morir.
Conozco el impulso de vivir con excitación; semejante a la de un jefe en el campo de batalla cuando se le ocurren miles de ideas afortunadas que apenas tiene tiempo de realizar.
Me-Conozco y Me-reconozco frente a ti.
Y así, en este aprendizaje, en esta construcción y re-construcción de una vida, de una relación, de un binomio perfecto, de aquellos número primos que vencieron a la soledad y llegaron a tocarse, inventamos NUESTRO AMOR cada día: MI GRAN HISTORIA DE AMOR, BRUNO.

¡¡TE QUIERO!!

FELIZ CUMPLEAÑOS.

Image and video hosting by TinyPic

viernes, 20 de enero de 2017




¿Qué dicen tus ojos?

¡Habla! ¡Dime! Replicas.

Puesta en funcionamiento de la corteza orbitofrontal para intentar coordinar de manera instantánea las respuestas entre el pensamiento, el sentimiento y la acción. La neurona fusiforme a pesar de la longitud de sus brazos no da velocidad a la información que quiero transmitir paralizandome como si estuviera apostada en zona de salida sin querer tomar impulso para producir sensación empática. Intentas detectar la emoción en la expresión de mis ojos, de mi rostro, intentando buscar los matices para conectar la información de la experiencia con la interpretación del sentir ajeno. Entones es cuando debe instaurarse, llegar, posarse como pluma de ave, rozando la espalda, suave y aterciopeladamente la conexión neuronal que, aparentemente, ingresa exhibiéndose con la mirada, con el silencio de mis ojos.

¿Qué dicen tus ojos?

Mis ojos, el silencio que revelan son la ventana de mi cuerpo, de lo secreto, de lo ignorado, de la pesadumbre, del dolor, de la alegría, de lo anónimo. Mis ojos pueden ser duros y tan fuertes que parezcan dañar en pleno rostro o pueden ser tan dulces que se antojen como una caricia. Pueden ser penetrantes hasta desnudar a la otra persona despojándolo de todo lo material, dejándolo desvalido y vulnerable. Pueden mirar a través de la persona y entorno suyo yo, yo lo he hecho a través de ti, ¿tú? Me lo preguntas cada vez que mis ojos requieren silencio.

Mis ojos son el fiel reflejo del alma, comunicación no verbal. Sustancia espiritual e inmortal. El alma es el ser, el yo que habita en el cuerpo y actúa a través de él proyectando intenciones, personalidad, moral, amor, esencia, entrañas, el fondo, la miga del corazón. Con el alma el cuerpo adquiere vida, visión y oído, pensamiento y habla, inteligencia y emociones, voluntad y deseo, personalidad e identidad.

¿Qué dicen tus ojos?

El silencio de mis ojos dicen alma. Deja que vean los tuyos. Deja que vean a través de ti así llegaré hasta tú alma.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...