jueves, 12 de abril de 2012

Como una leona de los documentales de la 2


Seguro que has escuchado alguna vez la frase: "las madres  defiende a sus hijos/as como una leona." Esta frase que nos describe como una fiera con un exagerado, e incluso, belicoso comportamiento protector,  ¿es cierta? Esta frase me ha sorprendido por lo que tiene de instintiva, de biológica y emocional pues al fin y al cabo qué somos: ¿animales que hemos tenido la suerte de evolucionar? Aunque por otra parte, "genio y figura hasta la sepultura." Así que, si esto es así, me pregunto ¿qué tengo de leona?

Por lo que he leido, las leonas son el símbolo de las diosas de Creta, Frigia, Siria, Micenas, Tracia, Licia y Esparta. En mi caso, yo soy la diosa de mi casa, o al menos para mi cachorro. Sobre todo cuando me abraza, y me dice: "Mami, te quiero. Tú eres Minnie y yo soy Mickey." Al final, la ley de Murhpy a hecho mella en mí. Si había bicho animado que odiara más en la tierra, Mickey Mouse, el señor me ha castigado con ser el favorito de mi ratón y además, ejerciendo de novia de... 

En  la India y en el Tiber, sin embargo,  son el símbolo de la tierra y la maternidad. Representan la fuerza, la vigilancia y el instinto protector. A mi, de fuerza, me queda poca a pesar de tener una genética de chicarrona del norte. Aquellos años en los que podía llegar a partir el  palo de una fregona cuando la retorcía en el cubo, pasaron a mejor vida. Si. No es exageración. Era una de mis habilidades, partir palos de fregona. A mi queridísimo lo llegué a sorprender con esta "habilidad innata"más propia de personaje de circo, por lo que tiene de espectáculo,  que de mujer frágil, quebradiza y delicada. ¿Vigilante? Si. Mucho. Continuamente estoy alerta con mi Romeo. En el momento que lo veo en peligro, ¡zas! Ahí está mamá pig, (así me llama últimamente), metiendo un rugido a cualquiera que ose avasallar al canijo. En cuanto al instinto, lo calificaría de...BÁSICO. (Pero lo de la abertura con cruce de piernas se lo dejo a Sharon Stone.) Mucho instinto. Hay que tener muy buen olfato y las madres lo desarrollamos en cuanto tenemos a nuestro retoño entre nuestros brazos.

En cuanto a las características físicas pueden existir coincidencias. No por lo esbelto y fibroso de mi cuerpo, que ya quisiera yo, pero sí, en que no tengo melena. ¡Viva el pelo corto! Desde que tuve a Simba decidí que no iba a perder mi tiempo en cuidados capilares: antes libre que esclava del secador. Sin embargo, aunque coincido en lo rasurado de mi cabeza, este rasgo para diferenciar hembras de machos, he de confesar que en casa también existen otro tipo de melenas que nos ayuda a diferenciarnos, a veces, no siempre. Y, ¿quien las lleva?.. Yo. ¿Cómo? Cuando la depilación brilla por su ausencia. ¿Cuándo suelo darme cuenta de que en mi manada el león soy yo? El típico día en el que hace un sol maravilloso, ni chispa de viento, el mar está en calma y se decide ir.... ¡A LA PLAYA!. Y miro horrorizada mis piernas para darme cuenta que son más parecidas a las patas de un perro de agua que al muslo de una nervuda, depilada y fornida culturista.  

En lo que no tengo, nada, nada que ver , LO JURO!!!! Es en tener crías dos veces al año. ¡Dios me libre! ¡Ni en sueños! En mi conciencia no cabe ser responsable de la superpoblación mundial y las consecuencias que acarrea. Eso se lo dejo a aquellos/as que lo creen como un mandato divino : "Creced y multiplicaos, y llenad la tierra." Como iba diciendo, las camadas de las leonas, suelen tener un promedio de entre dos y cuatro cachorros y la gestación, dura alrededor de 100 días. Multiplicad. Esto es como el milagro de los panes y los peces... A mi, sinceramente, no me daría tiempo. Y además, me daría mucha pereza. Y con lo que me está costando volver a ser la Diosa que fui... No. no. 

Otra de las curiosidades de estos animales es que las leonas dejan que los cachorros de otras se alimenten de ellas hasta los tres meses que empiezan a comer carne. Esto se llama, ¿altruismo? No. Yo no podría, ni por asomo. Me costó darle teta a uno, imagínate a cuatro o cinco. ¡Qué va! Directamente me echarían de la manada: desterrada por adelantar la ingesta de carne. 

Las leonas son las encargadas de traer el alimento a la manada y por tanto de cazar. A ver. Lo de traer el alimento. ¡Hombre! Pues no es que me plante en el Mercadona, vestida de homo-sapiens, vociferando ¡HAKUNA-MATATA! ¡HAKUNA-MATATA!, con un hueso en la cabeza y con una jabalina de caza mayor con el propósito de capturar un Abadejo, en la pescadería o un cuarto de jamón serrano, en los embutidos: algo de sofisticación me queda...iría sin hueso en la cabeza. ¡Lo que me faltaba, ya! Con esa pinta y con el tono de móvil: "aaaaaah, aaaah, ¡Angaua Chita! ¡Angaua Chita! 

 George de la Jungla

Desmontada, o no la frase. Creo que de leona tengo poco: eso de vivir en la sabana, en herbazales no va conmigo, aunque lo de salir en los documentales, de la 2, de National Geographic no estaría nada mal: seguro que sería la leona más famosa de la sabana africana: La leona Lomana; pija y con glamour.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...