viernes, 9 de marzo de 2012

Presa de Pressing Catch


¿Cuál es el deporte nacional de la gran mayoría de los españoles? La siesta, ¿verdad? Una costumbre que consiste en descansar algunos minutos (entre veinte y treinta, por lo general, aunque se puede alargar hasta dos horas). Hasta Camilo José Cela, llegó a calificarla como el "Yoga Ibérico". Se sabe de los beneficios de ella. Alivia tensiones. Despeja la mente. Aumenta la capacidad creativa. Provoca sensación de bienestar. Es positiva para mantener una buena salud psíquica...etc,.
En casa, normalmente, el único que practica esta actividad tan saludable, es mi queridísimo. Una vez termina el almuerzo, se sienta en el sofá y literalmente se queda tieso como la MOJAMA. 
Ayer, como todos los jueves, se quedó con el terremoto mientras yo estaba en clases de inglés. Nada. Dos horas libres, que me he agenciado, con la excusa de hacer algo fuera de casa. Resulta que ese día es difícil que realice su sueño reparador, pues el canijo anti-siesta culo de mal asiento mosca cojonera, impide su ejecución. Os pongo en antecedentes.
Yo me las piro sobre la 16:20 y hasta las 19:00, le toca luchar en el ring con nuestro pequeño Hulk Hogan. Pues esta semana tiene más de luchador de pressing catch que de borregito de Perlán. Bueno, de borrego, también tiene algo.  
Fue superior a sus fuerzas mantener los ojos abiertos. En cuanto se sentó en el sillón los ojos se le comenzaron a cerrar como dos compuertas de pantano. Lentamente. Perdiendo visibilidad. Quedando indefenso, desvalido, al descubierto, (lo que demostraba su valentía y temeridad, ante la que se le avecinaba, todo sea dicho). Inconsciente. Narcotizado. Como un BENDITO. Imagino que incluso soñado con su idolatrado Lars Ulrich marcándose un solo de guitarra: seguro que su gesto era de los más angelical y tierno.
Hasta que. ¿Os acordáis de la banda sonora de TIBURÓN? Pues mientras estáis leyendo esto ponedla en vuestra mente. Sigilosamente. De la forma más sibilina. Paso a paso. Acercándose más a su presa. Uno. Dos. Tres.....¡¡¡¡ZAAAAAAAAAASSSSSSCA!!!!!! En toda la jeta de mi queridísimo. Como arma, el libro más grande y más duro que nuestro Terremoto Earthquake tiene de Bob Esponja. 
Mi queridísimo, completamente aturdido, enfurecido, colérico... Al borde del colapso por la tentativa de PARRICÍDIO. 
Mientras, Yokozuma (o sea, Bruno), en la otra punta de la casa escondido como un polluelo. 
Como cualquier ser humano con sentimientos, arrepentido, vuelve al lugar de los hechos. Cabizbajo, avergonzado, con cara de drama y mostrando preocupación por el herido. El padre con la barbilla rozándole los pies. Bruno, el último Guerrero, se acerca como un perrito buscando caricias, indulto y absolución. A mi queridísimo, se le ablanda el corazón olvidando el enfado mientras el cachorro entona: "Duérmete niño, duérmete ya!!! Duérmete niño, dueeeeermete yaaaaaaa!!!!...¿Diabólico? ¿No?

Antítesis de los beneficios de la siesta después de haber sido presa de Pressing Catch:

1. La siesta previene el envejecimiento y alarga la vida: en el caso de mi queridísimo, ayer casi fallece en el acto y a su cabeza se le sumaron tres o cuatro canas más, del estrés pasado.
2. Es bueno para mantener una belleza sana y natural, puesto que nos ayuda a reflejar luminosidad y frescor: a mi queridísimo se le reflejó, como una calcomanía, la cara de Bob en la suya cuando BG3 le estampó el librazo. Ahora, eso sí: lleno de frescor y luminosidad.
3. Y por último, combate la ansiedad y el estrés: ¡¡¡¡Quién co...jaljdñajfpoepqowijof, dice eso!!!! 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...