lunes, 12 de marzo de 2012

La suerte de llamarse Pedro

Sábado de cumpleaños. Cumpleaños familiar, nada multitudinario. Entre juego y juego llega el cuarto invitado a la celebración. Se realizan los oportunos saludos hasta dar con el canijo, que se está divirtiendo como un auténtico Macaco. 
"¡Pedro! ¿Conoces a Bruno?"
Pedro, encoge los hombros y con cierto tono socarrón dice. "No. Yo sólo conozco a Bruno Mars, el cantante." El niño, a sus 9 años demuestra tener un gran desparpajo humorístico.
Sin hacer pausa, después de este simpático chascarrillo, el canijo sale disparado cual cohete demostrando un gran interés y entusiasmo por la conversación. "¡Bruno! ¡Ven! Te voy a presentar a alguien."
El canijo reflexiona y da marcha atrás."Bruno, él es Pedro."
Pedro, resopla. Resopla y resopla dando la sensación de intuir algo que los demás ignorábamos.
A la vez que Pedro manifestaba su inquietud; el canijo demuestra estar más interesado por seguir el juego que por la presentación de un nuevo compañero de patio. " Hola, Pe..."  
El nuevo amiguito cerraba sus ojos y tapaba sus oídos. 
Frente a él, Bruno continuaba. "Pe...Pe...". 
"No. No. No." Suplicaba.
Hasta que..."Hola, Pedo."
"¿Ves? Lo veía venir. Siempre me pasa igual. ¡Es una suerte poner en la boca de los enanos mi  nombre!"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...