jueves, 20 de diciembre de 2012

Espíritu de Navidad

He de darme prisa, quedan menos de 24 horas para que el cataclismo cosmológico sea un hecho: este viernes culminará, según los Mayas, la era actual ,que arrancó en el 3.114 A.C, dando paso al B´aktun uno de la era siguiente. 

(Nota: lo que me jode fastidia de éste inmediato y profético apocalipsis es que yo también presagiaba, vislumbraba mi destino como fastuosa multimillonaria justo el día antes de la lotería de Navidad. ¡No podía haber sido otro día! Para una vez que me lanzo al exquisito y atrayente mundo de la tradición y el arraigo navideño de los niños del San Ildefonso vienen los alienígenas filantrópicos a decirme que No, que mi sueño de poderío pecuniario será en otra centuria. Hay que joderse!) 

Con lo cual me voy a dar patadas en el culo para escribir, a título póstumo, éste mi postrero post. Y aprovechando que estamos en fechas de Pascua lo dedicaré a cascar como el espíritu de la navidad se ha apoderado de la condición, hábitat y dominio atmosférico en la morada de aquí la que cotorrea. El canijo, prosélito de San Nicolás, está poseído hasta el tuétano por el espíritu de la Navidad.

Que la Navidad es una fecha señalada, está cantado. Que la Navidad despierta en las personas una cándida pero transitoria felicidad, es un hecho. Que la Navidad es el reflejo del amor a la familia, al mundo, al Universo, a la Galaxia, al Cosmos, a los caracoles, -hasta al pollo, que yo tanto detesto y que no como-, es obvio o al menos, obvio para alguno, no para todos. Otros pensamos que son fechas sin transcendencia, salvo, y aquí viene lo extraordinario, que tengas churumbeles. Si es así, debes o mejor, caerás rendido a los pies del espíritu navideño: de los renos, el árbol, los muñecos de nieve, las luces, el turrón, el polvorón, la zambomba, el villancico...

Navidad, dulce Navidad. Qué sería de la Navidad sin sus polvorones enyugantes pegados a paladar; de sus bolas de coco; del turrón duro y del blando: dos insignes viandas navideñas disputadas en casa de "las foles" por motivos, más que nada, odontológicos: abuelito y tata ya no están pá morder en berroqueño con boca desahuciada. Así que con llanto y desconsuelo tienen que conformarse con el blando quedando privados al gusto del crack, crack, crack almendrado... 

Y, ¿qué sería de una Navidad sin Papá Noel, Santa Calus, San Nicolás? Sus renos, el trineo, la barba, el traje rojo y su grito de guerra: !Jo Jo Jo jo joooo...!! Pero voy más allá: ¿qué sería de Papá Noel sin el deseo de los niños? Sin esa necesidad de creer en él. Sin la ilusión de ellos, los canijos. NA DA. Nosotros, no todos, padres descreídos, apoderados por las cosas de mayores, preocupados por la crisis, la hipoteca, llegar a fin de mes, el corre corre. Nosotros padres que alardeamos de haber cazado muchos elefantes y que no estamos para pararnos a pensar en la ensoñación, en la quimera, en la invención de los infantes, en reflexionar que los recuerdos son el mejor regalo de nuestra vida porque también, no hace mucho, fuimos niños llenos de irrealidades. 

Recordar que cuando, nos dejan y queremos, alimentarnos de ese espíritu de navidad, de ese deseo de contagiosa felicidad, de creer, de estar convencidos que un bonachón hipercalórico con barba de algodón y nariz de trasnochado bebedor de orujo, existe con fe ciega en la mollera de nuestros cachorros; hay que detenerse a mirar a nuestra prolongación genética cómo se les ilumina la cara, como farolillo de feria, con afán cándido e ingenuo, contemplando el agujerito en el cielo desde donde el yayo, venido de tierras de Laponia Mágica, les toma nota de sus andanzas por tierras medias. 

Papá Noel está en todos los lados. El espíritu de la Navidad debe seguir reinando en nuestra sesera; es un deber. ¿Para qué si no tenemos su número de teléfono?







4 comentarios:

  1. FELIZ NAVIDAD!!! Que paséis unos días maravillosos!!!
    Muchos besos
    Carmen
    www.cosasencantadoras.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola! Me gustaría enviarte información relacionada con la maternidad; productos, gastronomía, consejos, actividades, etc. ¿Podrías facilitarme una dirección de correo electrónico? Puede ser interesante para tu blog. Saludos.

    Belén Mejías
    belen.mejias@allforone.es

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...