lunes, 26 de septiembre de 2016

MI GRAN HISTORIA DE AMOR, BRUNO



Esta es una historia de amor que dura siete años ya.
Esta es una historia de amor que se forja diariamente con la naturalidad y el arraigo de las puntadas de un botón cosido a una chaqueta.
Esta es una historia de amor de segundos, de minutos, de horas, de años, de eternidad.
Esta es una historia de amor cuya fuerza reside en la gravedad pues nos sentimos atraídos el uno hacia el otro.
Esta es una historia de amor multiplicadora, factorial, que se extiende, que inunda a la humanidad, al ser, al espíritu noble y transparente.
Esta es una historia de amor que revela y desvela, que anida y emigra, que yace y despierta, que enseña y esconde, que llora y alegra, que construye y reconstruye.
Esta es una historia de amor que vive y revive recopilando detalles, imaginando deseos y engendrando emocionantes.
Esta es una historia de amor de puro movimiento semejante al impulso de la rueda motriz de un gran reloj de torre.
Esta es una historia de amor que no da miedo porque conoces su fidelidad, su incondicional y honesta sinceridad.
Esta es una historia de amor que no se repite al igual que dos besos no son iguales, ni una sonrisa, ni una idea, ni un pensamiento.
Esta es una historia de amor clásica con besos apasionados e interminables de esos de película.
Esta es una historia de amor hechizado como lo fue la de Paris hacia Helena en la tragedia griega.
Esta es una historia de amor que no se cuantifica, no se mide, no tiene escala, es incalculable en valor al igual que lo fue la cámara de ámbar en la Rusia zarista.
Esta es una historia de amor donde el protocolo se considera una norma pueril en comparación con una sonrisa o una carcajada.

Esta es una historia de amor universal porque se trata de una fuerza que mueve a la humanidad dando sentido a la vida como única y última respuesta.

Esta es una historia de amor que se convierte en bomba y es capaz de destruir aquello que nos inquieta, nos atemoriza, nos turba generando energía para ser liberada.

Esta es una historia de amor donde bocetos, dibujos y notas musicales pululan con libertad y mimo como sucedería en cualquiera de los corrillos artísticos de una novela rusa del XIX.

Esta es una historia de amor donde tú me preguntas: Mamá, ¿sabes cuánto te quiero? Y yo te contesto: Y tú, ¿sabes lo que te quiero?

Eres mi gran historia de amor, Bruno.

Cada latido de mi corazón rondará una caricia, un beso o un te quiero por ti, toda mi vida. 


FELIZ CUMPLEAÑOS MISHKA
Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...