martes, 7 de febrero de 2012

Lacónica melancolía


Silencio. Transportada a otra dimensión. La mirada perdida en el horizonte. Caen unas cuantas gotas que quedan impresas en la ventana. Veo como toman rumbo en carrera hasta llegar al final de la hoja del cristal. Siento paz. Siento que este espacio de tiempo es mío, único, irrepetible. Cierro los ojos. Respiro; largo y profundo. Mantengo la posición unos segundos más; largo y profundo. Relajada. Abro los ojos. De nuevo la lluvia. El cielo pintado de gris, rugiente, con nubes negras que indican que no parará de llover de momento. En esta situación, pienso las veces que no he podido resistirme a sacar la mano por la ventana y dejar que se empape de agua de lluvia. Una costumbre tonta, pero que me hacía sentir bien.
Regresa el ruido. Creo volver de mi pequeño sueño, de mi país de las maravillas; del otro lado del espejo. Intento incorporarme. ¿No puedo? ¿No quiero? Comienzo a intuir un leve sonido alrededor mío. Le doy la espalda a mi ventana. A mi edén. Lentamente, como si hubiera despertado de un desmayo; mirando una y otra vez sin atreverme a hablar,...

¿Qué música Bruno?
Papí, mi música.
No puede ser siempre lo que tú quieras.
Si. No. Si...

Silencio. Nostalgia. Breve melancolía a través del cristal....



2 comentarios:

  1. Amiga. Animo es valido que haya dias de lluvia pero recuerda que sin ella no existiría el arco-iris. Un besote enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni el arco-iris ni AMIGAS COMO TÚ...Besaco

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...